la Iglesia entre las casas de la gente

para decir que hay algo más arriba,
que el tejado centenario no es el único refugio,
que desde arriba no sólo vienen los palos de los que mandan.
Para decir que hay una alegría más allá de la penuria cotidiana
y que hay gente dispuesta a vivir cambiando el mundo.

foto: Annette Pichs

0 Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.