Félix Sautié Mederos

Lo que algunos no alcanzan a comprender…

por Félix Sautié Mederos

Caminando por Centro Habana como parte de una procesión, no me pude aislar de las expresiones sensibles pero adustas que aparecían indistintamente en los rostros de los participantes e incluso de muchos que se nos unían o se agolpaban a nuestro paso. Eran inocultables gestos inducidos por sus sentimientos religiosos, así como sus tristezas y angustias en un medio tan empobrecido como el que transitábamos en la profundidad del populoso barrio de Los Sitios. En el Parque Finlay al inicio de aquel extraordinario Vía Crucis organizado por la Archidiócesis de La Habana, como preparación de la visita del Papa Benedicto XVI, los rezos y cánticos de las primeras 7 estaciones, tuvieron de fondo a los ritmos de unos tambores característicos de la santería cubana procedentes de una de las casas vecinas. La Iglesia no es solo el Papa ni tampoco su jerarquía Vaticana o local, la Iglesia es según una definición explícita del Concilio Vaticano II: “el pueblo de Dios” y, lo que estaba sucediendo en aquel Vía Crucis era una explosión de espiritualidad y de fe religiosa. Los signos y los símbolos espirituales son muy importantes para el pueblo de Dios. Eso será la visita del Papa, un signo espiritual extraordinario más allá de cualquier otra concepción política temporal, que significará mucho para el pueblo que cree y que busca en lo religioso las fuerzas necesarias que le permitan lograr su redención temporal y espiritual. Quizás algunos no lo alcanzan a comprender: El pueblo de Dios, espera y recibirá a SS el Papa Benedicto XVI en búsqueda de esperanzas y ánimos para enfrentar la vida. Así lo pienso, así lo afirmo y así lo defiendo.

Temas: ,


Deje un comentario

Escriba los caracteres que aparecen en la imagen a continuacion