Sergio Lázaro

Tarea para la casa

por Sergio Lázaro

por Carlos Amador Rodríguez

En un servicio de ACEPRENSA del pasado 15 de febrero reseñaron un artículo del teólogo Olegario González de Cardedal donde, a raíz de la renuncia de Benedicto XVI, expresaba sobre sus enseñanzas:
(…) “Se centró en las cuatro grandes palabras de la modernidad. La primera es la verdad (…) La Verdad cristiana es idéntica al Amor. Tal es su primera encíclica: Dios es amor’ (…) La segunda gran palabra es libertad, y refiriéndose a su relación con la naturaleza y el orden divino, mostró sus consecuencias éticas …. La tercera gran palabra es justicia, y a ella dedicó su tercera encíclica: La caridad en la verdad (…) La cuarta palabra es esperanza. Su segunda encíclica Salvados por la esperanza (…) responde a las preguntas: “¿Qué nos cabe esperar? ¿Es posible la esperanza para los seres finitos, mortales y además pecadores?” (…)
Inmediatamente vino a mi memoria una revisión que hice a raiz de la visita de Benedicto XVI a nuestra Patria en la cual señalé las veces que se referirió a algunos conceptos de mi interés.
Refiriendose a “Verdad, verdadero, sincero”, el Papa lo mencionó 35 veces, con respecto a la “Libertad, libre, privados de libertad”, 23 veces, a la “Justicia” se refirió en 3 ocasiones y a “Esperanza, futuro” lo hizo en 13 momentos de sus intervenciones públicas.
Confieso que en un primer momento sentí que el Papa “nos había escondido la bola” en sus discursos en Cuba al no encontrar proporción entre las referencias a las otras tres nociones con respecto a la Justicia, que de momento se me antojó “la Cenicienta”.
Al reflexionar con más calma pienso que el Papa nos dejó “una tarea para la casa” : “Busquen la Verdad con Libertad y la Justicia brillará y no se apagará la Esperanza”

Gracias Benedicto, Gracias.

Bayamo, 27 de febrero del 2013, día antes de la Sede Vacante


Deje un comentario

Escriba los caracteres que aparecen en la imagen a continuacion