Sergio Lázaro

Reconocimiento

por Sergio Lázaro

Uno de los dos ladrones que crucificaron junto a Jesús lo ofendía pidiéndole que lo librara de aquello, su compañero lo regaño por eso: “¿Acaso no temes a Dios estando en el mismo suplicio?” ¡Este hombre reconocía en aquel rastrojo humano crucificado a Dios mismo!¡Vio que Dios sufría con él, y que además lo hacía injustamente! La fe no consiste en creer en cosas mágicas e increíbles, la fe consiste en saber ver a Dios junto a nosotros aun en la peor de las circunstancias: ¡cuando Dios mismo está sufriendo nuestro suplicio!

Después del regaño a su compañero, el “buen ladrón” mostró su certeza a Jesús, y basado en su fe le pidió: “acuérdate de mí cuando llegues a tu reino”. Estaba seguro de que Jesús llegaría a su Reino, que no moriría en última instancia. De lo que no estaba seguro era de ser digno de ese Reino, siendo un ladrón “merecedor” de la cruz.
La respuesta de Jesucristo fue la mejor de todas las noticias: “¡Hoy estarás conmigo en el paraíso!”: no hacían falta nada más, ningún trámite, ningún escalón intermedio, ya no hay nada que medie entre Dios y el ser humano: sólo Cristo, y a éste le basta que le reconozcamos y nos comuniquemos con Él, dejando atrás lo malo que somos, siguiendo nuestra capacidad de actuar bien, aun cuando parezca que todo está perdido.


Deje un comentario

Escriba los caracteres que aparecen en la imagen a continuacion