Sergio Lázaro

…el perdón y la paz

por Sergio Lázaro

El buen Dios, que en su providencia infinita reconcilió consigo al mundo por medio de su hijo Jesucristo, te conceda, por el ministerio de la Igleisa, el perdón y la paz…Así reza el sacerdote antes de dar el perdón a los pecados.
Ayer me confesé, como muchas, veces viví una experiencia de liberación inigualable.
Primero porque reconocí mis pecados y los verbalicé, en el más absoluto secreto, pero los dije, los saqué de mi y los puse en manos de un servidor autorizado para ayudarme en el discernimiento sobre el pecado en sí mismo y sobre su superación. El sacerdote no es un mediador, Dios no necesita mediadores, Él mismo vino, murió y resucitó, Él vive en nosotros. Somos nosotros los que necesitamos ayuda de otros para reconocer nuestros pecados y también nuestras virtudes, por eso Cristo mandó a Pedro y a los apóstoles a perdonar o retener los pecados.Nosotros necesitamos recibir el perdón, palparlo con nuestros pobres sentidos, y hacerlo práctico en la vida. Ese es el servicio del sacerdote, sin éste, la experiencia de liberación interior quedaría trunca ante la duda ¿he sido realmente perdonado?. Tristemente, muchas personas pasan toda la vida con esa duda, o simplemente ajenos a esta experiencia de libertad.
El sacerdote, como servidor autorizado, puede posp0ner el perdón, cuando ve que la persona no tiene, en ese momento, formas de superar el pecado. Esto le permite mejorar su vida para buscar el perdón real.
Ayer, frente al Santísimo, di mil gracias a Dios por regalarme esta experiencia de libertad ante mis propias miserias y pedí por quienes no la tienen.

Temas: , , , ,


Deje un comentario

Escriba los caracteres que aparecen en la imagen a continuacion