Entradas de el tema ‘libertad de expresión’

San Romero de América

Viernes, Marzo 24th, 2017

romero“San Romero de América, nadie hará callar tu última homilía” (Pedro Casaldáliga)
A Mons. Oscar Arnulfo Romero lo acusaban de comunista, o de extremista,…, pero murió por decir la verdad, por defender a los pobres, y por oponerse a quienes niegan el derecho a la libertad y las oportunidades, en nombre de cualquier argumento.
¡Ruega por nosotros Beato Romero! Para que el miedo no le gane a la verdad que podemos decir y vivir.

Quinto mandamiento de la libertad

Jueves, Agosto 2nd, 2012

“No matarás”. Serás libre si aceptas la vida de los demás como un don, y sus capacidades como una oportunidad para que tú seas mejor. Serás libre si no ves la competencia que puedan ejercer otros como un acto en tu contra, sino como parte de la dinámica de la vida. Matar es evitar que el otro haga su propio camino, puede que no se trate sólo de quitarle la vida física, sino también las oportunidades de realizarse como persona. Hoy se reconoce el genocidio cultural y civil como una forma de matar, y ha sido muy usado en ambientes y sistemas sociales totalitarios: convertir al otro en un ser de segunda clase (como familiar, como trabajador, o como ciudadano) es una forma de matar. (más…)

Honra a tus padres…cuarto mandamiento de la libertad

Viernes, Julio 20th, 2012

Cuarto mandamiento: “Honra a tu padre y a tu madre para que prolongues los días que Dios te da sobre la tierra”
¡Qué importante es que mis padres me acepten como soy! Pero también es importante que acepte a mis padres como son. Ellos, como yo, necesitan más amor del que merecen. Mientras no lo haga no puedo desarrollarme plenamente. Muchos se llevan mal con sus padres y hacen reproches acerca de la educación la atmósfera hogareña, sin pasar por alto los abusos sexuales o la violencia, hay muchas personas  las que les cuesta honrar a sus padres con mucha razón. (más…)

La fe salió a la calle

Sábado, Septiembre 10th, 2011

nina-en-hombros-1

Procesión de la Virgen de la Caridad del Cobre en la ciudad de Pinar del Río

Desde mi niñez, el olor del incienso me hace detenerme y rezar. En mi pequeña comunidad natal, tan preciado símbolo se reservaba para las fiestas y ocasiones muy especiales, de manera que para mí se asoció con el recogimiento y el éxtasis espiritual propio de los grandes momentos de la fe en el remanso del templo… cosas de niño.
Cuando salió la procesión este 8 de septiembre desde la Ermita de la Caridad el olor del incienso me petrificó por un instante: ¡lo que había sido para mí propio del interior del templo, ahora estaba en la calle!, rodeado de gente que preguntaba, cantaba, rezaba y veía con ojos estupefactos lo que sucedía. ¡Caramba! –me dije- ¡la fe salió a la calle!. (más…)

Poner los pies en la tierra

Viernes, Septiembre 17th, 2010

Crónicas cubanas

Cada día comprendo mejor, sobre todo en la medida que percibo las tendencias que de una forma u otra tratan de sacarnos de nuestra realidad existencial, de que vivimos siempre en el presente, aunque incluso pudiéramos estar enajenados de nuestra realidad circundante por diversas causas que no vienen al caso mencionar ahora, lo experimentaríamos siempre en nuestro presente real. En ambos casos son dos dimensiones básicas de la realidad dentro de la cual nos desenvolvemos, la existencial y la circundante, las que coinciden en el tiempo.

(más…)

El derecho a expresarse

Viernes, Marzo 19th, 2010

Tengo un amigo que hace hoy siete años que está preso por decir libremente lo que piensa en cuestiones de política y sociedad, y por pedir cambios para Cuba. Lo acusaron de servir a una nación extranjera. De esto último no sé, yo sólo lo vi usando su derecho a expresarse aunque no se lo reconocieran.
La libertad de expresión es un derecho inalienable, hunde sus raíces en la libertad del ser humano de tener su propia visión del mundo y de actuar en consecuencia, y en la libertad de abrise a lo trascendente, y practicar con otros su propia experiencia de Dios.

Hoy te pido, querido internauta, que unas tu oración a la mía, para que en Cuba no más sea un delito el que un grupo de personas pida pacíficamente en una calle que cambie la suerte de su famillia; para que los que sufren prisión de conciencia tengan el consuelo especial de Dios, y vean pronto realizadas sus legítimas apiraciones; y también por los que son parte del Estado, para que no vean en los que disienten un enemigo, sino un aliado que piensa distinto, con el que se puede trabajar por una Cuba mejor.