La ternura de Dios

¡Felicidades a Iglesia en Marcha por sus 30 años! El proemio del artículo de este boletín dedicado a la celebración comienza con estas palabras:

“Necesitamos una narración humana, que nos hable de nosotros y de la belleza que po-seemos. Una narración que sepa mirar al mundo y a los acontecimientos con ternura; que cuente que somos parte de un tejido vivo; que revele el entretejido de los hilos con los que estamos unidos unos con otros”. Papa Francisco, Mensaje LIV JMCC 2020

Hoy la Iglesia celebra el día de los Comunicadores Sociales, gente a quienes el corazón le arde en Cristo y hablan de ello a los cuatro vientos.

Leer más

De Emaús a Jerusalén

Fuente: elojodigital.com

Cuando los discípulos descubrieron al Cristo Resucitado, comprendieron inmediatamente que su lugar ya no estaba en la tranquila Emaús, sino en la Jerusalén desafiante. (Cf Plan Pastoral de la Iglesia en Cuba 2014-2020, Lucas 24, 13-35)

La iniciativa fue del Señor que se acercó en el camino.  El resto lo hicieron la escucha humilde y sobre todo el acto de caridad: “quédate con nosotros porque cae la noche”.

Leer más

Sincronizar al tiempo de los otros

El Coronavirus nos ha hecho dejar las calles pero nos deja tiempo para conectar con otros por teléfono o Internet.

Lo que hasta ahora ha sido un espacio alternativo de ocio, marketing o estudio, ahora es la única vía de encontrarnos con personas que normalmente veíamos presencialmente. Mientras los horarios cambian, los tiempos vitales se trastocan, y se vive encierro físico, se nos ha abierto una nueva oportunidad de encuentro: sincronizar a ratos con el tiempo del otro.

Leer más

Respuesta del corazón

¿Dejo que hable mi corazón, o lo reprimo ante las “autoridades”?

Cuando Jesucristo entró en Jerusalén el Domingo de Ramos la gente alababa a Dios y algunos fariseos le dijeron a Jesús que los reprendiera. “¡Si ellos callan, gritarán las piedras!”- fue la respuesta.

La alabanza a Dios es una respuesta de la persona toda, que brota de las entrañas precisamente cuando percibimos Su presencia. La respuesta es tan natural como cualquiera de nuestros instintos básicos. Cuando la boca habla de la experiencia interior del Encuentro, entonces estamos Alabando.

Leer más

Extender el manto

¿Estoy dispuesto a ofrecer lo que más aprecio?

En el Evangelio de Lucas (19, 36) se dice que la gente extendía el manto y lo ponía a los pies de Jesús, que entraba en Jerusalén en un burrito. El manto era una prenda preciosa, servía para protegerse contra el frío y el calor, y para la mayoría de la gente sencilla, también para dormir.

Extender el manto era un acto de veneración suprema para aquel pueblo, porque significaba poner al servicio del Rey, algo de lo más preciado que se tenía. También significa despojarse de toda protección o seguridad ante Quien es TODA protección y seguridad: El Rey.


Leer más

ayuno

Es privarse de disfrutar el placer de comer sin dejar de alimentarse: no comer las golosinas preferidas, las carnes como me gustan, aquel plato tan rico que me hace mamá… Se trata de una práctica heredada de la tradición judía mediante la cual se disciplina al cuerpo para acceder mejor a la purificación espiritual; dicho en cristiano: facilitar la intimidad con Dios.
¿Y quien tiene hambre?¿quien casi nunca se puede dar un gusto, quien tiene que «arañar» para buscar el pan diario como muchos en Cuba? Pues siempre tiene algo de qué privarse,…, siempre. Además, el hecho de vivir con dificultades, aunque estas no son para nada deseadas por Dios, son una oportunidad especial de vivir cerca del Él, lo cual a su vez te facilita el cambio.
¡Aprovecha esta Cuaresma!