¿Qué quieres que haga por ti?

El ciego Bartimeo quería ver, por eso cuando supo que Jesucristo pasaba frente a él clamaba con todas sus fuerzas pidiéndole compasión a pesar de que trataran de impedírselo. Jesús lo sanó. (Mc 10, 46 – 52)

En sus gritos, el ciego fue al centro de sus necesidades: «ten compasión de mí». Se sabía limitado y pecador, de ahí parte su clamor. Todos, en alguna medida, somos como Bartimeo, aquejados de alguna limitación seria, en el cuerpo o el espíritu, y necesitamos compasión, consuelo, sanación» La fe hace reconocer estas limitaciones. La conciencia del pecado es algo que abunda poco en el mundo de hoy. Tal vez pasaba lo mismo a muchos de los que seguían a Jesús, por eso hubo quien mandara a callar al mendigo ciego. Pero Jesús lo oyó y pidió que se lo trajesen. Bartimeo no se conformaba con su situación y buscaba a Aquel que podía cambiarla, tenía fe, esto es decisivo: junto a la conciencia de las propias limitaciones, está el deseo de superarlas, y la fe en que Jesucristo puede hacerlo. Probablemente aquel pobre mendigo no sabría que Aquel era el Hijo de Dios, pero tenía fe en lo que aquel «Maestro» podía darle. Eso lo salvó.

Leer más