Las señales antes del fin

Los falsos mesías, inventarán señales y milagros, engañando hasta a los que Dios ha escogido, nos advierte claramente que no les creamos, porque cuando Jesucristo regrese, brillará como un relámpago de oriente a occidente.
Los falsos mesías resuelven necesidades pero quitan libertad, dan de comer (a veces), pero impiden el cultivo y la cría… Dicen resolver, los problemas «de siempre» pero realmente crean muchos problemas.
Los que les creen seden a la tentación porque es más fácil la regalía que el riesgo.
Todo falso mesianismo, toda injusticia caerán, ese es el verdadero fin del mundo. Ese será el fin de nuestro pequeño mundillo cubano, para nacer a una nueva realidad, mejor.
“Donde esté el cadáver, allí se juntarán los buitres” (Mt 24, 27-28)

Que otros sean preferidos

El Cardenal Merry del Val escribió hermosas oraciones.
Ésta es la que rezaba a diario, al terminar la Misa:
Oh, Jesús, manso y humilde de corazón, ¡óyeme!
Del deseo de ser estimado… ¡líbrame, Jesús!
Del deseo de ser amado… ¡líbrame, Jesús!
Del deseo de ser elogiado… ¡líbrame, Jesús!
Del deseo de ser honrado… ¡líbrame, Jesús!
Del deseo de ser ensalzado… ¡líbrame, Jesús!
Del deseo de ser preferido… ¡líbrame, Jesús!
Del deseo de ser consultado… ¡líbrame, Jesús!
Del deseo de ser aprobado… ¡líbrame, Jesús!
Del temor de ser humillado… ¡líbrame, Jesús!
Del temor de ser despreciado… ¡líbrame, Jesús!
Del temor de ser rechazado… ¡líbrame, Jesús!
Del temor de ser calumniado… ¡líbrame, Jesús!
Del temor de ser olvidado… ¡líbrame, Jesús!
Del temor de ser ridiculizado… ¡líbrame, Jesús!
Del temor de ser injuriado… ¡líbrame, Jesús!
Del temor de ser sospechoso… ¡líbrame, Jesús!
Que otros sean más estimados que yo…
Que otros sean más amados que yo…
Que otros crezcan en la opinión del mundo,
y que yo disminuya…
Que otros sean empleados en cargos,
y se prescindan de mí…
Que otros sean ensalzados, y yo no…
Que otros sean preferidos a mí en todo…
Que otros sean más santos que yo,
con tal que yo lo sea en cuanto puedo…
¡Jesús, concédeme la gracia de desearlo!

Las señales antes del fin

Ante el Jerusalén que mata a los profetas y apedrea a los mensajeros que Dios
envía, Jesús anuncia a sus discípulos que no quedará una piedra sobre otra y
todo será destruido. Sentados en el monte de los Olivos los discípulos se
preocupan por las señales antes del fin. Jesús se refiere a la destrucción del mal, y del orden injusto, no a la muerte vengativa de seres humanos. Cuba en mucho se parece a ese lugar del que Jesús anunció el fin.
Jesús bien nos dice: Tengan cuidado de que nadie los engañe. Porque vendrán muchos haciéndose pasar por mí. Dirán: Yo soy el Mesías, y engañarán a mucha gente. Ustedes tendrán noticias de que hay guerras aquí y allá; pero no se asusten,…; aún no será el fin. Porque una nación peleará contra otra y un país hará guerra contra otro; y habrá hambre y terremotos en muchos lugares. Pero todo eso apenas será el comienzo de los dolores. (Mt 24, 4-8)
Aquí hay muchos que se han hecho pasar por mesías y resultaron ser lobos.
Continuará…

SI ME RECONCILIO…Él te habla hoy

DOMINGO 14 DE MARZO
SI ME RECONCILIO…
Nos presentamos, pues, como mensajeros de parte de Cristo, como si Dios
mismo les rogara por nuestra boca. Déjense reconciliar con Dios; se lo
pedimos en nombre de Cristo.
2 Corintios 5, 20
¿Quiero de verdad dejar fuera de mi vida el pecado, reconciliarme con Dios y
comenzar un nuevo camino?
¿Qué estoy haciendo para lograrlo?

La contienda

«Cuando   trabajaba para la Iglesia en el obispado de mi diócesis me sentía siempre como en una contienda bélica, siempre había una campaña en contra a la que responder, un problema interno que asumir, un ataque de alguien…»
Así puedo resumir lo que me dijo una buena amiga, y es verdad, no sólo para quien trabaja en un obispado. En la Iglesia de Jesucristo se vive permanentemente el conflicto hacia afuera y hacia adentro.
¿Se trata del asedio constante del Malo?¿Se trata de la incapacidad humana de cargar con obras que superan nuestra fragilidad?¿Se trata de los cambios del mundo?. Puede que se trate de todo eso y de más.
Yo he vivido fuertemente esa lucha durante toda mi vida, en momentos más que en otros, esta Cuaresma ha sido dura en el sentido espiritual. He tenido que lidiar con desacuerdos, injusticias y silencios, desde dentro de la Iglesia y desde fuera.
«¡Vas bien entonces!», me dijo un obispo viejo y amigo, «agradece la cruz, preocúpate cuando no la tengas», concluyó.
Dos asideros he tenido en esta Cuaresma, el diálogo y la oración. Una alegría: mi familia. ¡Gracias Padre por la Cruz!

SI LOS AMO…Él te habla hoy

VIERNES 12 DE MARZO
SI LOS AMO…
Al Señor tu Dios amarás con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu
inteligencia y con todas tus fuerzas. Y despues viene éste: Amarás a tu
prójimo como a ti mismo. No hay ningún mandamiento más importante que estos.
Marcos 12, 30-31
¿Cómo demuestro que amo al Señor? ¿Cómo demuestro que amo a mi prójimo?

¿En que cree el cubano hoy?

Puede decirse que en muchas cosas. Cree en Dios, aunque a veces le nombre de diferentes maneras: el ser supremo o el gran arquitecto, por ejemplo.
Cree en la Virgen de la Caridad y la valora mucho por ser Madre. También a Ella le nombra de diversas maneras, gracias sobre todo a las tradiciones de las diferentes regiones de España de donde procedían los que en sus inicios se asentaron en esos lugares y al sincretismo. Cree en los santos, en los universales, los de siempre y en otros muchos que se han ido incorporando a nuestro ambiente religioso, cultural y social. Y por estos tiempos, de acuerdo con lo mas actual, también cree con mas o menos fuerza en las bondades casi imprescindibles de la “energía”, el Tai chi, y en otras cosas que al final terminan poniendo todo ante Dios que es el único que lo puede todo, también para los hijos de esta tierra.