Puentera

María Cristina, cuando estés frente al Padre, ora por tu pueblo. ¡Es el hacer puentes la clave en Cuba hoy!
No la conocí personalmente, pero guardo sus largos mensajes de Email, entre mis tesoros más preciados, y en mi corazón el espíritu enorme y cristiano que traslucen.
Ella es iniciadora y mantenedora de puentes: entre cubanos en la diáspora, entre cubanos en la isla, entre cubanos de la isla y la diáspora, entre gobiernos, entre…, cualesquiera dos realidades que puedan estar separadas y que tengan algo que ver con la palma real y la estrella solitaria.
Sobrevivió de milagro a una bomba que le pusieron los extremistas en su casa en Miami en condena a su actitud de diálogo. Hay puentes que no caen con bombas, porque pertenecen al universo del espíritu de Dios que vive en el corazón de los pueblos;  en el cubano vive ese espíritu bajo la especial intercesión de La Caridad del Cobre, de quien ella ha sido gran devota, como buena santiaguera.
Tampoco sus grandes limitaciones físicas fueron un obstáculo para ella, que encontró en el sufrimiento una forma especial para acercarse a Dios. Él y Cuba fueron sus grandes pasiones.
¡Gracias María Cristina Herrera! ¡Maestra en el oficio de unir riveras!¡Puentera!
María Cristina Herrera publicó en Cuba en 2006: El vuelo de una mariposa

Palos porque no bogas y palos porque bogas

Parece ser que el movimiento de la sociedad poco a poco, en Cuba, ha comenzado a salir del letargo inmovilista e irreconciliable, que durante mucho tiempo ha servido de caldo de cultivo para la industria de los rencores, los pases de cuenta, los repudios organizados, los extremismos y los odios. Son, simplemente, pequeñas señales, muy débiles aún, que podrían ser fácilmente ahogadas por las incomprensiones y los extremismos que algunos se empeñan en mantener aconviv todo trance.
Esas muy pequeñas manifestaciones de algo nuevo, no son buenas noticias para los que viven de la confrontación a ultranza. Yo, en cambio, las considero muy importantes y halagüeñas porque podrían abrir novedosas perspectivas de alcanzar un ambiente de diálogo, reconciliación y encuentro que nos permita a los cubanos, enrumbarnos en el camino de las soluciones urgentes que necesitan nuestras familias que viven en medio de tantas penurias y desgarramientos. En estas circunstancias, las máscaras de algunos han comenzado a caerse y sus verdaderas intenciones poco a poco se van haciendo más evidentes aún de lo que siempre han sido. Leer más