Deja lo inútil

¿Con cuántas cosas arrastras que no te sirven para nada?: costumbres, miedos, objetos, … ¿No crees que sea bueno soltar un poco de lastre? ¿Tienes demaciadas ocupaciones, preocupaciones, angustias? ¿o por el contrario, te aburres, no sabes qué hacer o a dónde ir para sentirte bien?…
Mira lo que le pasó a un jóven de tiempos de Jesús: Leer más

Un amigo me ha escrito y…

Crónicas Cubanas
Hace unos días recibí una carta de un amigo (JV) que hoy vive afuera del país. Es un hermoso mensaje lleno de sentimientos, añoranzas, análisis y proposiciones optimistas para seguir adelante, pasando por encima de los rencores, los pases de cuentas y los odios que algunos han convertido en un modo de vida.
Quizás el nombre de mi amigo no sea lo más importante de su misiva, porque podría exponerlo a los caza fantasmas que sin mirar para la viga que tienen ellos en sus ojos, se dedican a la descalificación y las amenazas contra todo el que piensa y se atreve a expresarlo públicamente. Estas personas a quienes me refiero tratan de que sólo prevalezca un único pensamiento y que los demás seamos unos eunucos de la conciencia. Esas actitudes nos exponen a una brecha que se amplía y se amplía, alejándonos de las nuevas generaciones que tratan de abrirse paso dentro del medio en que nos encontramos insertados. Leer más

La Virgen para los cubanos

Más allá de disquisiciones teológicas, más alla del conocimiento de las verdades sacrosantas de la fe,…, más allá de nuestros desvelos, está ella. María Amantísima de la Caridad del Cobre, la madre de los cubanos, la que nos muestra en una mano la cruz (camino de salvación) y en la otra al Niño (signo de la salvación)
Mira Cuba a tu madre. Ella te lleva a Cristo, tu única liberación

El derecho al pensamiento, las esperanzas y la paz

Crónicas cubanas
Defender el derecho al pensamiento propio, apartándose de las fórmulas estereotipadas que propugnan un único pensamiento como fundamento de la necesaria identidad y cohesión nacional, es tanto como afianzarse en la condición humana que nos resulta inherente y dar sentido a la existencia que nos ha tocado vivir dentro de los marcados espacios temporales en que estamos insertados.
Lo que les escribo no es una simple divagación filosófica de abstracciones que se apartan de las realidades que nos afectan a diario, sino que constituye uno de los asuntos más importantes en las actuales circunstancias de un mundo complicado y convulso en general al borde de la guerra y de la hecatombe ecológica, así como en medio de los acuciantes problemas que estamos atravesando en la Cuba de hoy. Leer más