Sergio Lazaro

Faltó una pregunta

Maricela y Pedro tienen un hijo de 16 años, el sábado pasado llego a la casa a las cuatro de la mañana, sus padres insisten mucho en su disciplina de vida, en que no tenga malas compañías…
– Mary ¿oyes? llegó, ¿en qué juerga habrá estado?
– Sabe Dios…
Al otro día no hablaron con él, estaban enojados por la hora de llegada. Sin embargo Juanito había estado hablando con Susana, una muchacha que le ha robado el corazón, estuvo con ella en una fiesta, y luego la llevó a su casa, allí conversaron hasta muy tarde… ¿por qué no le preguntaron?
¿Somos capaces de indagar lo que realmente sucede al otro sin crearnos prejuicios?
¡Comuniquémonos! Si Pedro hubiese preguntado a su hijo cómo le fue la noche anterior, hubiese podido darle un buen consejo de padre, que seguramente Juanito estaría necesitando.

0 Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.