Sergio Lazaro

La vió… ¿y nosotros?

Jesús iba entrando al poblado de Naím y ahí vio pasar un entierro, era una viuda que iba a enterrar a su único hijo (Lc 7,11). Era un espectáculo común en aquella realidad, pasaba desapersibido entre tanta miseria el hecho de que aquella mujer tenía dos caminos: la prostitución o la muerte, ¿quién iba a representarla o mantenerla?…
Jesús la vio, no le pasaba por alto la alegría o la miseria. Por eso hizo lo que podía: resucitó al hijo de la viuda.
Alrededor nuestro abunda cada vez más  la mentira,  la miseria, el egoísmo, muchas personas nos pasan por el lado mientras van a enterrar alguna ilusión, un proyecto, una verdad, un niño recién concebido, una persona, …
¿Lo vemos, o ya nos acostumbramos al espectáculo? ¿Qué hacemos ante ello?

0 Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.