Sergio Lazaro

Padre Nuestro exigente

No digas “Padre”, si cada día no te portas como hijo

No digas “nuestro”, si vives aislado en tu egoísmo.

No digas “que estás en los cielos” si sólo piensas en cosas terrenas

No digas “santificado sea tu nombre” si no lo honras

No digas “venga a nosotros tu Reino” si lo confundes con el éxito material

No digas “hágase tu voluntad” si no la aceptas cuando es dolorosa

No digas “danos hoy el pan nuestro de cada día” si no te preocupas de la gente con hambre

No digas “perdona nuestras ofensas” si guardas rencor a tu hermano

No digas “no nos dejes caer en tentación” si tienes intención de seguir pecando

No digas “líbranos del mal” si no te comprometes contra el mal

No digas “amén” si no has tomado en serio esta oración

0 Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.