Oír la opinión de la gente

Crónicas cubanas
El comentario de que “la calle está que arde” es una constante reiterada con insistencia, en los encuentros entre amigos y familiares dentro del medio habanero donde me encuentro insertado. No obstante, comprendo a los que  optan por quedarse callados porque consideran que ya queda poco que decir y se plantean un compás de espera, cual si fuera una tregua fecunda para no  repetirse y acumular energías con vistas al futuro; pero mi postura es otra: continuar expresando y escribiendo con objetividad y honradez lo que percibo y siento, sin importarme que me repita o no cuando considere necesario hacerlo porque las situaciones se reiteran. Creo que es urgente deber para quien ejerza el periodismo hacerse eco del sentir de la población e incluso opinar al respecto. Leer más