Sergio Lazaro

Prisa

Llevar el almuerzo a la niña a la escuela, conseguir un poco de sal, a ver si me empato con unos frijolitos negros para el fin de semana, vamos a ver a la suegra que está en cama con gripe y llevarle «algo», la tarea del muchacho: ¿qué son los virus de compu…qué? ¿por qué no te lo enseña el maestro?, el trabajo esta «en candela» en estos días con una inspección, ando corriendo…
Prisa, prisa, prisa…, aquí por esta situación, en Singapur por la de allá.
¿Qué nos queda de tanto corre corre? ¿Qué tiempo dejamos al amor, al sosiego del hogar, a la caricia gratuita, a pensar…? Son estas las cosas que nos hacen humanos. Un montón de fuerzas, un millón de urgencias y precariedades nos las arrancan. ¡No lo permitamos!

0 Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.