Sergio Lazaro

San Diego

Fue un hombre sencillo, un monje franciscano sin muchas luces ni estudios, pero se dedicó a ayudar a los pobres y a sanar enfermos, no tenía medicinas ni conocimientos médicos, sólo rezaba, y Dios obraba los milagros.
Tuvo una vida común, sólo que puso a Dios en los hechos que para cualquiera hubiesen sido comunes y astiantes. Puso amor y empeño en lo que hacía y llegó a tener una relación muy cercana con Dios, tan cercana que sanaba en su nombre. Fue también un gran confesor, lo hacía tan bien que las personas experimentaban el perdon de Dios de manera muy especial.
Vivió entre 1400 y 1463, un tiempo en que la Iglesia se empeñaba en civilizar y promover a la gente, igual que hoy, pero en realidades de mayores calamidades. En esa época la gente utilizaba los recursos de la fe en su vida cotidiana. ¿Qué no podríamos lograr hoy, con todos nuestros adelantos, si hiciéramos lo mismo.?
San Diego de Alcalá es el Patrono de mi pueblo natal porque sus fundadores eran canarios, donde su obra fue muy grande. Desde niño yo le rezo, y siempre intecede por mi en los momentos en que no me alcanza la fe. Mi vida esta llena de muchos de sus pequeños milagros. Su fiesta se celebra el 13 de noviembre.

0 Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.