Sergio Lazaro

Una luz en la oscuridad

La pequeña llama es referencia,
guía hacia la Otra Luz, la más grande,
la de Cristo.
La llamita luce en lo oscuro de nuestra realidad,
en el alma del necesitado de amor y de pan,
en la mente del ignorante de las cosas de Dios,
y de las verdades cotidianas de la vida.
Cuando hay muchas luces como esta,
la realidad empieza a aclararse.
¿Cuándo enciendes tu vela?

Foto de Annette Pritchs

0 Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.