llenar el corazón

Ayer me confesé con el Padre Jorge, entre sus consejos me dijo:
«llena tu corazón de Dios, si lo llenas de él no habrá espacio para los resentimientos, las iras o las dudas,…, eso te permitirá que tu cabeza esté más clara y tus manos más capaces de hacer y de dar. ¡Ánimo!»
Luego me dijo «ahora te doy con todo el corazón la absolució, y te encargo compartas con otros la alegría de este Sacramento de la Confesión, que es un momento muy especial de encuentro con Dios»
¡Gracias P. Jorge por servir de puente! ¡Gracias Dios por tu perdón!

Fortalécenos Madre

Fortalécenos Madre
Al pie de nuestra Cruz
Con la paz de los que aman, pero no con la mansedumbre de los que se someten
Con las manos abiertas para dar, pero también para exigir la justicia que necesitamos
Con la vista puesta en el cielo, y los pies en esta tierra cubana donde muchos ignoran a tu Hijo, y otros, insolentes, atentan contra Su nombre, cuando aplastan a sus semejantes.
Fortalécenos ante el dolor que no entendemos, la injusticia que no podemos cambiar,…,
Y en la Esperanza que sí tenemos y sí podemos compartir.

Para defender las ideas por las que luchamos

Crónicas cubanas
En los momentos culminantes de conmemoración histórica, como los que estamos viviendo en la Cuba contemporánea, en mi criterio se pone al orden del día prioritariamente el significado de mantener vivo y vigente el sentido de la vida y el rumbo en pos de la justicia, la equidad y la verdad unidos con el pueblo hasta el final de nuestros días, porque nuestro peregrinaje terrenal no es eterno. Todos venimos al mundo con el tiempo limitado por ley de la naturaleza y nadie se quedará como semilla más allá del desgaste de su biología, por mucho que pretenda hacerlo, muy a pesar de los dictados de su ego y de los esfuerzos de su voluntad.
Leer más

¿cuáles son tus ramos?

Aquel pueblo puso ramos en el camino para que pasara su Rey.
En cada ramo pónían la esperanza de la liberación del yugo romano, la cura de sus enfermedades, la satisfacción del hambre de pan y de esperanza, las necesidades más íntimas…
Pocos podían ver que el Reino que anunciaba aquel Nazareno no se reducía a uno que sustituiría al César. Pocos entendían de qué libertad hablaba.
¿tú qué pones en el ramo? ¿qué vas a hacer con la libertad que tienes? ¿cómo harás para conseguir la que te falta? ¿la buscarás con Él?