El tractor de Armando

tractor-de-armandoLe habían dado «de baja» de una empresa estatal. 
Armando lo recogió, lo arregló comprando muchas piezas en el mercado negro,
se endeudó mucho y trabajó medio año sin descanso. Pasó mucho trabajo para
legalizarlo, pues «era un tractor de baja» y ¿de dónde sacó las piezas?
Ahora Armando le sirve a muchos guajiros de la comarca,
ya  pagó su deuda y está reuniendo para arreglar su casa.
¿Por qué no le dan de baja a la parálisis y de alta a la iniciativa y a la libertad?
Para que no sea negro el mercado donde se compren piezas
y para que en lugar de trabas, le pongan estímulos al que trabaja y emprende.

El pensamiento es libre y universal

Crónicas cubanas
En mi criterio no hay otra fórmula posible para avanzar hacia el futuro que no sea la de abrir los cauces del pensamiento y de la discrepancia haciéndolos de libre expresión para todos sin exclusiones onerosas. Yo saludo lo planteado al respecto por el Presidente Raúl Castro, durante la Reunión Ampliada del Consejo de Ministros sobre cuyos resultados se publicó un resumen en la prensa nacional de fecha 1 de julio del 2011. Me refiero textualmente a la frase: “Necesitamos discutir y discrepar más a todos los niveles de dirección, pues en la diversidad de criterios están las mejores soluciones a nuestros problemas actuales”. Leer más