Sergio Lazaro

¿Tendré yo vocación sacerdotal?

El domingo fue el día del Seminario. La cantidad de personas que asistimos fue asombrosa. Algunos íbamos con la curiosidad de
visitar por primera vez el nuevo seminario, sus lugares realmente bonitos y acogedores, hasta algunos se atrevían a decir que era «un hotel».
Escuché a muchos muchachos ilusionados al ver  las condiciones, decir ¿tendré yo vocación sacerdotal? Pero cuidado, porque ser sacerdote representa mucho mas que buscar un lugar agradable para pasar un tiempo, o imaginar que es una forma de vida que me permitirá a largo plazo «resolver» algunos de mis tantos problemas. Nuestro pueblo necesita sacerdotes, y por esa intensión rezamos en la Capilla del Seminario, pero necesita muchachos dispuestos a entregar su vida por los demás es que un médico aunque esté enfermo, puede curar a otra persona enferma, pero un sacerdote debe tener su alma sana, para curar otras almas y practicar con esmero las virtudes que predica, para que debilidades y malos ejemplos, no aparten a los fieles del Señor. Un sacerdote no es la persona encargada de distribuir sacramentos o la que tiene el don de predicar mas bonito, un sacerdote debe ser «espejo visible del invisible Dios». y como dice Mons Mario Marini en su libro Dalmanuta, «La gente tiene que poder ver al Señor que pasa. Lo veían pasar entonces en Galilea, o en Samaria, o en Judea; y ahora en cada sacerdote, la gente lo ve pasar de nuevo,..es así que la gente ve ahora de nuevo pasar al Señor».
Que no falten nuestras oraciones por todos esos jóvenes que allí cursan sus estudios y también por  sus formadores.   
Alina

0 Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.