Avatar

Quitar las tejas

¡Qué fé tenía el paralítico y los que lo llevaron a ver a Jesús !
No se podía entrar, cualquiera hubiese dado media vuelta y le hubiese ahorrado al paralítico más incomodidades.
Pero ellos no se dieron por vencidos, miraron hacia los lados, hacia abajo, y hacia arriba y ahí vieron la oportunidad… Subieron al techo, quitaron las tejas y le bajaron al paralítico a Jesús.
Viendo aquella fé, Jesús le perdonó los pecados y lo curó. A los escribas no les gustó porque ¿quién es alguien para perdonar pecados?. Sin embargo Jesús no es un curandero, Él sana a la persona completa, no sólo al cuerpo, porque los pecados aprisonan más que un cuerpo paralizado.
«¡Cuba está necesitada de personas como aquellos que quitaron las tejas para que Jesús levantara al paralítico!. Personas que no se queden en la dificultad y que busquen alternativas» -así dijo mi Obispo el domingo en la misa y tiene razón.
La realidad es muy dura, y siempre habrá «escribas» que no estén de acuerdo, pero por cada paralítico que se levante…, Cuba se levanta un poquito, porque lleva a otros a hacer lo mismo, a ver distinto y a actuar mejor, sobre la misma realidad.

0 Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.