¡No!, a rencores, amenazas o violencias

Crónicas cubanas
Si cada vez que alguien expresa su criterio sobre Cuba pasa a ser un oportunista, un traidor o un tonto, será muy difícil salir de un verdadero círculo vicioso. Si continúan las amenazas, grosería y revanchas divisionistas, no podremos ver con tranquilidad el futuro que nos espera. Creo muy sano el disenso y que se planteen libremente las opiniones diferentes, pero no puedo aceptar la fuerza para imponerlas o la represión para enfrentarlas. Como cristiano, rechazo el uso de la Iglesia como campo de batallas ocupando templos a expensas de los sentimientos, la religiosidad y la fe del pueblo creyente. Es fácil ocupar iglesias desprotegidas que no son sitios oficiales y después culparlas. Leer más