Sergio Lazaro

¡No!, a rencores, amenazas o violencias

Crónicas cubanas
Si cada vez que alguien expresa su criterio sobre Cuba pasa a ser un oportunista, un traidor o un tonto, será muy difícil salir de un verdadero círculo vicioso. Si continúan las amenazas, grosería y revanchas divisionistas, no podremos ver con tranquilidad el futuro que nos espera. Creo muy sano el disenso y que se planteen libremente las opiniones diferentes, pero no puedo aceptar la fuerza para imponerlas o la represión para enfrentarlas. Como cristiano, rechazo el uso de la Iglesia como campo de batallas ocupando templos a expensas de los sentimientos, la religiosidad y la fe del pueblo creyente. Es fácil ocupar iglesias desprotegidas que no son sitios oficiales y después culparlas. ¿Por qué razón tengo que poner en duda la versión del Obispo de Holguín sobre los hechos allí acaecidos? ¿Ayuda esto a alguna causa sensata? La experiencia histórica de los pueblos que han sufrido conmociones políticas y sociales es que su recuperación ha tenido que transitar por un proceso de sanación espiritual y ciudadana; para dar paso al reencuentro, la reconciliación y el perdón con justicia. La Cuba con que sueña la población extenuada por tanto más de lo mismo, es una nación inclusiva, de paz, concordia y desarrollo en la que quepamos todos y en la que se pueda vivir libremente. Estoy de acuerdo que nuestros problemas tenemos que resolverlos nosotros mismos sin depender de nadie de afuera, sea quien sea. Así lo pienso y así lo afirmo con todo el respeto para quienes piensen distinto en aras del diálogo y el debate civilizado de los problemas de Cuba. Y, reitero ¡bienvenido sea el Papa SS Benedicto XVI!
Síntesis de la crónica publicada en Por Esto! el lunes 19 de marzo 2012.
http://www.poresto.net/ver_nota.php?zona=yucatan&idSeccion=22&idTitulo=154915

0 Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.