La multitud de los creyentes tenía un solo corazón y una sola alma. Nadie
consideraba sus bienes como propios, sino que todo era común entre ellos.
Hechos 4, 32
¿Nuestras comunidades tienen un solo corazón y comparten lo que tienen, o
son indiferentes y egoístas?