Hombre de la Iglesia en el corazón del mundo, hombre del mundo en el corazón de la Iglesia


Una reflexión ante la muerte de un católico comprometido
Ayer murió Oswaldo Payá. Hoy velamos con su familia adolorida, aguijoneada por mil porqués, ante un cómo que aun no está claro. Yo me arrodillo ante el misterio, también aguijoneado por mil preguntas que reboto hacia Dios.
Sin embargo  lo más importante ahora es el “para”. Payá vivió para su familia, en la cual Cuba y la Iglesia eran dos miembros muy queridos, tanto,  que con ellos  aprendieron a convivir su esposa y sus hijos, en una armonía (difícil como suelen ser aquellas en las que están presentes tales miembros) que se podía ver claramente.
Payá soñó, convocó, e hizo una propuesta política incluyente y totalmente legal que aun no ha sido debidamente atendida por el gobierno y debería ser más conocida entre todos los cubanos: el proyecto Varela. Leer más