Sueño de verano

Anoche soñé que la gente podía decir lo que piensa sin perder el trabajo, que había pan para todos a cualquier hora y sin cola, que los niños iban a la catequesis, que los adultos preparaban unas vacaciones en el campo en lugar de una fuga a Miami y que el gobierno no le echaba la culpa de sus errores al tío Sam.
Soñé que no venía ciclón, que la electricidad no dependía de Chávez y que mi albañil llegaba temprano y perdía el tiempo.
Soñé también que a mi vecino le nació un hijo y que tú, hoy de mañana, te sentías feliz.