Carlitos pasó a saludar

Carlitos trabaja en el Gobierno, y esta mañana pasó a saludar por el Obispado de Pinar, estaba yo en mis trajines cotidianos de mantenimiento del servidor y asomó la cabeza en la oficina.
Comentamos un poco sobre la procesión, sobre la próxima visita de la imagen de la virgen y sobre “la gente que cree de boca para afuera”. Hace un par de años se relaciona a menudo con trabajadores del obispado por asuntos de su trabajo y a veces aprovecha y habla sobre “las creencias religiosas”, casi siempre, como hoy, el tema lo pone él.
Hoy Carlitos pasó a saludar y me pidió un afiche de la Caridad del Cobre. Hace unos años esto era impensable: ¡Gracias a Dios!

Julia

Julia
Julia es del Partido, recibió de niña la fe de sus padres, pero “la situación”, los alejó a todos de la Iglesia. Ahora ha vuelto, “es como si siempre hubiese estado aquí, quiero prepararme para los sacramentos” – me dijo un día y la llevé a ver al sacerdote.
Hace tiempo en que el PCC se autodenomina “laico” aunque no renuncia a su basamento marxista. Lo más importante es que en las reuniones ya no se habla de ateísmo, y en muchos casos se concentran en “resolver los problemas que afectan a todos”, según me ha dicho Julia. Falta un buen camino por andar en términos políticos en Cuba, pero Julia es un signo de esperanza.