Avatar

Santificarás las fiestas… mandamiento de la libertad

Serás libre si eres capaz de divertirte, de estar realmente de de fiesta con los tuyos, de alegrarte como un niño y dedicar tiempo a descansar, a disfrutar lo que has hecho, a pesar de lo que te falta por hacer.
Eres libre cuando eres capaz de posponer tus pendientes, de darte un baño de espuma, de detenerte a mirar una flor, un paisaje o una persona; cuando seas capaz de detenerte en tu vorágine cotidiana y mirar a tu alrededor para disfrutar de la compañía de quienes te rodean y darles un poco de lo que les gusta. Serás libre si trabajas para vivir, en lugar de vivir para trabajar.
Para la tradición judía el reposo consiste precisamente en imitar a Dios, que al final de la creación descansó (el séptimo día, el sábado, que significa precisamente día de descanso). ¡Dios descansa! Porque Dios disfruta la Creación, que está inacabada, y sobre la cual tiene que trabajar duro por culpa nuestra. Los cristianos hemos tomado esta tradición y la hemos extendido a todo momento de la vida en que, como Dios, nos gocemos de reposar.
Este es el tercero en los mandamientos de la Iglesia, y forma parte del primer bloque de mandamientos, podría decirse que fundido con el segundo o el tercero, tanto en la versión del Éxodo como en la del Deuteronomio en la Biblia.

0 Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.