…mira


Hay una realidad más allá  de los edificios en ruinas y las frustraciones cotidianas. Más allá aun de la alegría espontánea y la fe en el mañana. Esa realidad está dentro de tí, y puede ayudarte a que se vuelva cotidiana la realización de tus sueños y la construcción de una ciudad y un país del que nadie ya quiera irse.

No robarás… séptimo mandamiento de la libertad

Serás libre si no dependes de los bienes de otro para satisfacer tus necesidades. Serás libre si lo que te mueve no son la envidia y la pereza, que vuelven a las personas como aves de rapiña, esperando tener una presa accesible.
En situaciones de pobreza material y moral, cuando el Estado o algunos ricos controlan los medios de subsistencia, muchas personas se ven compelidas a robar para subsistir. En consecuencia, el ejercicio de la libertad se ve seriamente dañado, porque la independencia económica y la posibilidad de desarrollar la propia iniciativa, son imprescindibles para el ejercicio de la libertad.
El agradecimiento es fuente de libertad, también el sano ejercico de la competencia. La honradez es alimento de la libertad y la paz en el interior de la persona. ¡Agradece a Dios por tus dones, y desarróllalos!

Lazos en la cabeza

Había una hermosa planta;
Con grandes puchas de flores.
Sus ramas eran frondosas…
Daba sombra; Iluminaba: a muchos en el camino.
Una hoja se doblo; dando a la luz un gusano.
Que se convirtió en capullo,
Luego en mariposa blanca…
La mariposa volaba alrededor de las flores:
La atraían sus olores, y sus múltiples colores.
Un día el cielo se nublo; y sus alas se mojaron,
Entonces perdió las fuerzas; no podía seguir volando.
Una luz la ilumino, y se secaron sus alas.
Se durmió. Y despertó siendo niña. Leer más

Julia


Julia quería que «el humo bendito»  tocara su cuadro con la Caridad del Cobre: «es que la bendición viene de la Iglesia mi’ jo…» Me dijo cuando la tomé del brazo para ayudarla a acercase al acólito que llevaba el incienso que encabezaba la procesión. «Esa es mi Madre, siempre me ayuda…»-concluyó.
Eso es la Virgen del Cobre para los cubanos, una puerta hacia lo sagrado. Toca a los cristianos ofrecer el testimonio para que la gente cruce el dintel y encuentre al Dios Vivo, a Quien el «humo bendito» nos recuerda.