No robarás… séptimo mandamiento de la libertad

Serás libre si no dependes de los bienes de otro para satisfacer tus necesidades. Serás libre si lo que te mueve no son la envidia y la pereza, que vuelven a las personas como aves de rapiña, esperando tener una presa accesible.
En situaciones de pobreza material y moral, cuando el Estado o algunos ricos controlan los medios de subsistencia, muchas personas se ven compelidas a robar para subsistir. En consecuencia, el ejercicio de la libertad se ve seriamente dañado, porque la independencia económica y la posibilidad de desarrollar la propia iniciativa, son imprescindibles para el ejercicio de la libertad.
El agradecimiento es fuente de libertad, también el sano ejercico de la competencia. La honradez es alimento de la libertad y la paz en el interior de la persona. ¡Agradece a Dios por tus dones, y desarróllalos!