Sergio Lazaro

Así como Jonás fue un signo para los ninivitas, también el Hijo del hombre lo será para esta generación. Lucas 11, 30
¿Soy yo signo de Dios en mi familia, mi trabajo, mi barrio?

0 Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.