Sergio Lazaro

SI SOY HUMILDE…

En todas partes donde entraba, pueblos, ciudades, poblados, ponían los enfermos en las plazas y le rogaban que los dejara tocar tan solo los flecos de su manto, y los que lo tocaban quedaban curados. Mc. 6, 56
¿Cómo me siento en la presencia del Señor, humilde y necesitado o creyendo merecerlo todo?

0 Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.