Un nuevo camino de hermandad y Amor


Del sur del mundo, de la parte izquierda del Atlántico, un jesuita, profesor y gran pastoralista, que saludó sencillamente a su feligresía, rezó un Padre Nuestro y un Ave María por su predecesor, y concedió indulgencia para presentes e internautas, fue elegido a la Sede de Pedro y se presentó como quien comienza un “camino de hermandad y amor”. ¡Dios te bendiga Padre Jorge Mario! ¡Cuenta con mis pobres manos Francisco I!
¡Felicidades mis hermanos!¡El Espíritu Santo ha dado una gran lección de universalidad de la Iglesia!.
Estoy Feliz en Cristo y América.

Un nuevo camino de hermandad y Amor


Del sur del mundo, de la parte izquierda del Atlántico, un jesuita, profesor y gran pastoralista, que saludó sencillamente a su feligresía, rezó un Padre Nuestro y un Ave María por su predecesor, y concedió indulgencia para presentes e internautas, fue elegido a la Sede de Pedro y se presentó como quien comienza un “camino de hermandad y amor”. ¡Dios te bendiga Padre Jorge Mario! ¡Cuenta con mis pobres manos Francisco I!
¡Felicidades mis hermanos!¡El Espíritu Santo ha dado una gran lección de universalidad de la Iglesia!.
Estoy Feliz en Cristo y América.