SI NO HAGO DISTINCIONES…

Los miembros del Sanedrín estaban asombrados de la seguridad con que Pedro y Juan hablaban a pesar de ser personas poco instruidas y sin cultura. Reconocieron que eran los que habían acompañado a Jesús. Hechos 4,13
¿Damos más importancia a las personas profesionales que a las de poca cultura? En nuestras comunidades, ¿reconocemos más por los títulos que por el testimonio de vida?