María: lámpara en la noche

En la noche de la ve, la Virgen suele ser una lámpara muy eficaz. Ella siempre está disponible, para que podamos seguir el camino, con su pequeña luz, hasta que a la vuelta de la primera esquina, o quizá de la segunda, encontremos nuevamente la Luz.
María es como ese amigo al que echas mano para contarle tus penas, y obtener el consejo, que te ayuda a reorientarte, que te da pistas para tomar tu decisión. Ella siempre da el mismo consejo, siempre señala la misma dirección, siempre ofrece la mima pista: a Cristo, su Hijo, la única Luz, el único Camino, el verdadero Amanecer.