Razones de esperanza desde Bayamo

por Carlos Amador
Este fin de semana ha sido muy especial. Especial porque Lina está fuera de casa y estoy de “amo de casa” y acompañando a  Isita y Carlitín que están de  pruebas finales.
El sábado luego de la misa de San Pedro y San Pablo salimos Carlitín y yo con la jaba vacía a tratar de llenarla. Ya regresábamos con la encomienda cumplida “a medias” cuando un hecho nos llamó la atención. En el Paseo de General García, frente la tienda La Violeta y debajo de la pérgola que la adorna, una señora joven, de unos 35 años, acompañada de otras dos mujeres y dos hombres, anunciaba a Jesucristo con voz alta y clara. Leer más