Avatar

Ale, los muñes y Dios

“¡Papito, me encanta aprender de Dios con los muñes,…, es que la misa es un poquito aburrida y los muñes son divertidos!”
No pude aguantar la carcajada. Cuando me recuperé le dije:
“¡Qué bueno que te gusta aprender cosas sobre Dios! Pero la misa es donde más se aprende, porque se puede tocar a Dios.”
“Yo quiero tocar a Dios” –respondió de inmediato
“Pues sigue mirando esos muñes y yendo a misa. Tienes que atender a lo que dice el Padre y cuando vayas creciendo, irás aprendiendo”.
Más allá de la divertida ocurrencia, Alejandra me advirtió que debemos ocuparnos más de hablarle de Dios en un lenguaje que ella entienda, y relacionar lo que se le dice, con las cosas que suceden en la Iglesia.

0 Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.