Avatar

Un hombre simple

Hoy la Iglesia celebra a San Diego de Alcalá, un fraile franciscano que murió en 1463. No era sacerdote, ni un hombre de muchas letras. Sin embargo fue un gran predicador y asistente de los pobres y excluidos, anunciando a Cristo en las periferias, no sólo en los suburbios, sino en los lugares ricos donde la falta de Dios se combinaba con la falta de salud y bienestar.
Lo que más he admirado de él es su simpleza. La vida de San Diego muestra que el Reino de Dios es de los sencillos, de aquellos que son capaces de quitarse del alma la hojarasca de este mundo para quedar frente a Él, y entonces mover montañas por la fe.
La Iglesia conoce de 6 milagros hechos por Dios, a petición de San Diego. Para mí, Diego siempre ha sido un amigo, que me ha ayudado muchísimo con su oración. Varios de los milagros que me han ayudado a vivir, tienen su sello.

0 Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.