Avatar

A propósito de "Conducta"

por Carlos Amador
Ayer a instancias de Lina nos dispusimos a ir al cine. Ella lo planeó todo, mandó comprar las entradas, al fin nuestros hijos no fueron y nos fuimos los dos. Llegamos para comenzar y la primera impresión fue que había personas fuera del cine que no alcanzaron butaca para esa tanda. Al entrar al cine otra impresión grande, ESTABA COMPLETAMENTE LLENO, y no se trataba de una presentación de humoristas sino de una película cubana.
Desde que comenzó la película fue el sentirme en la Cuba real, en la de todos los días, con ruidos, calles sucias, edificios en pie por milagros de la estática, de gente que lucha y espera contra toda esperanza.
No quiero usar el imperdonable argumento de contarles la película, sino que quiero animarles a ir a verla. No tiene chistes, aunque hay momentos de reír, no es lacrimógena, aunque muchos no pudimos evitar lagrimas en nuestros ojos al vernos reflejados en la vida de los protagonistas.
Gracias al director Daranas por regalarnos a Carmela, una maestra que como tantas, en medio de tantos desaciertos de la política educacional cubana, deja muy claro porque esta Isla flota a pesar del tanto lastre que ya debía haberla hundido.
Termino con el argumento que usó un compañero de aula de mi hijo Carlos Jesús para animarlo a ver la película: «Mira Carlos es sobre una maestra, que es, vaya, como la seño Rosa de nosotros en la primaria»
Gracias Señor por tantas Carmelas, Rosas, Marías, y también porque no por tantas Yusimy, Yunaidys y Yumisleydis que también hoy son maestras y maestras primarias. Bendícelas Señor y que no pierdan el ánimo en medio de tanta m…………, desesperanza.
Bayamo, 13 de febrero del 2014

0 Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.