Resurrección

Todos los días hay una rosa que se pudre sobre la caja de un muerto. Todos los días hay treinta monedas que compran a Dios. Y tú, que pretendes amar sin sombra y sin fatiga, que te quejas de la traición cuando te muerde y del fango cuando te salpica, ¿es acaso tu amor más que la rosa o más que Dios? Dulce María Loynaz, Poemas Sin Nombre, LI.
Sin embargo, ese no es el final de las historias de Dios y de la Rosa, porque Cristo Resucitó:
Leer más