Avatar

Una voz que grita en el desierto

Juan el Bautista es la prueba de que la verdad se abre paso por sí sola. Aquella voz “insignificante” que comía saltamontes y miel salvaje realizó la preparación final del Paso definitivo Dios por este mundo, nada más y nada menos.
Cuando creas que tu voz no tiene nada que decir, acuérdate de Juan, y pide al Espíritu Santo que te ilumine para que lo que digas sea coherente con la verdad de Dios. El desierto está garantizado en este rincón del Caribe, y siempre encontrarás “saltamontes y miel salvaje” que te ayuden a lidiar con las consecuencias.

0 Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.