Avatar

Basta la primavera

Le basta la primavera para florecer,
aunque tenga que hacerlo junto a un camino inmundo
por donde pasa gente pobre y apurada que casi nunca levanta la cabeza.
Así nos pasa también para con Dios:
El nos regala primaveras y oportunidades,
sin importarle nuestra cabeza gacha y nuestra prisa.
¡Bienaventurados los que levantan la cabeza
y hacen pausas para ver lo que se ofrece a la vera del camino!

(Cf. Mateo 5, 1-ss)

0 Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.