Avatar

Igual que la Samaritana

Juana suele hablarle a la gente de Cristo. Es respetuosa, pero cuando se emociona, puede ser un poco impertinente. Una señora muy vieja en la comunidad se quejó un día de eso: “muchas veces no sabe bien de lo que habla y puede confundir a los demás,…, ni siquiera es católica.”
-“Esa era una puta borracha –espetó Nicolás-, que ni de los hijos de ocupaba, pero se encontró con ese Cristo del que ella habla y eso le cambió la vida…, eso es lo que importa, es lo único que sabe, y de eso es de lo que habla…”
Me acordé de la Samaritana junto al pozo (Jn 4,39), que salió hablando de Jesús, y “muchos creyeron por ella”.

0 Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.