Avatar

¿Perdón?

Resulta que Ana Laura a veces tiene problemas con los límites, y reaccionó con un empujón ante la agresión verbal de Yeni para con su hermanita. Cuando vi la escena la llamé, le mostré como hubiese bastado una respuesta verbal adecuada y que debía pedir perdón por el empujón, acompañado de una advertencia de que no volviese a decirle tales cosas a su hermana. Por su parte la reacción de la mamá de Yeni fue un grito desde el 5to piso: “oye mi´ja, tú no eres manca…”, tal vez sin ver quién había empezado el problema, aun cuando la respuesta fuese desproporcionada.

Cuando Ana Laura fue a pedir perdón por el empujón, no atinó a decirle la advertencia posterior, porque la respuesta de su amiguita la dejó helada: “¿Perdón? Yo no te perdono y no me digas nada más.”

¿De dónde una niña de 8 años saca una respuesta sí, cuando son los niños los más cercanos a las virtudes naturales del ser humano? Algo anda mal en la cosmovisión que percibe en los ambientes donde se desenvuelve. ¿Será la influencia de la religión mágica-bantú que predomina en mi barrio basada en la lógica del miedo? ¿Será el sedimento de años de vulnerabilidad y de miseria moral…?.

Gracias a Dios Lauri y Yeni han vuelto a jugar juntas y el “altercado” no afectó la relación entre las dos familias. Es grave que alguien no se abra al perdón, porque entonces no podrá acceder nunca de manera consciente a la misericordia de Dios y a la lógica cristiana de la liberación, la cual se baja en el perdón de los pecados y el esfuerzo de enmienda. ¡Cuánto hay que hacer…!

0 Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.