Sergio Lazaro

Si estoy al servicio del señor

Inclinándose sobre ella, Jesús increpó a la fiebre y esta desapareció.   Enseguida, ella se levantó y se puso a servirlos.  Lucas 4, 39
¿Pongo al servicio del Señor los favores que cada día me hace?

0 Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.