Sed

Hoy tengo gran sed de Ti, una necesidad enorme, que brota de un vacío intenso. Tú me haces falta, y sin embargo te tengo. Necesito especialmente que puebles mis entrañas como tantas veces… Bendita sea esta sed que me hace buscarte y bendita la satisfacción que nunca es completa. ¿Por qué me pides ocuparme de otras cosas, si contigo me basta?