Viento del norte


El viento del norte las despeina, propicia la caída de la penca vieja y espanta las alimañas parásitas de su penacho, pero nada más. La palma vive del humus de la tierra, que sólo es útil cuando lo riega la lluvia o el guajiro.
Así pasa con Cuba, necesitamos de nuevos aires, y es bueno el deshielo en el norte, pero la esencia de nuestra vida se decide aquí, en nuestra tierra, contando con el trabajo honrado y lo que e manda el Cielo, con quien también tenemos que arreglar las cosas.