Sergio Lazaro

Si abro mis oídos

Después, levantando los ojos al cielo, suspiró y le dijo: “Efatá”, que significa: “Abrete”. Marcos 7, 34
¿Necesito que el Señor abra mis oídos para oír las necesidades de mis hermanos?

0 Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.