Sergio Lazaro

Si me sacrifico

Cuando Cristo Jesús sacrificó su propia persona de una vez para siempre, llegamos a ser santos por esta “voluntad de Dios”. Hebreos 10, 10
¿Pienso alguna vez, en que el sacrificio de Jesús hace posible mi santidad?

0 Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.